Vidrio Templado

Es un vidrio sometido a un proceso a travès del cual aumenta se resistencia hasta 7 veces que uno normal, aunque es difícil que un vidrio templado se rompa, tenemos la garantía que, si esto ocurre, este se fracturará en pequeñas partículas disminuyendo el riesgo de provocar un accidente mayor.

La resistencia de una pieza de vidrio puede aumentarse introduciendo de forma intencionada tensiones residuales superficiales de compresión los principales métodos de reforzamiento mecánico.

La mayor parte del vidrio de seguridad templado que se fabrica de forma industrial se obtiene mediante un tratamiento térmico denominado Temple térmico del vidrio:

En este proceso las piezas de vidrio deben tener su forma definitiva antes de entrar en horno de temple, puesto que una vez templadas no se puede realizar ninguna manufacturación, la pieza de vidrio se calienta uniformemente hasta una temperatura superior a la temperatura de transición vítrea y ligeramente inferior a la temperatura de ablandamiento en torno a los 700 oC, a continuación se enfría bruscamente bien por inmersión en un baño de sales fundidas, de aceite o de siliconas o lo que es mucho mas frecuente haciendo incidir sobre su superficie multitud de chorros de aire frio.

Durante el rápido enfriamiento, y debido a la baja conductividad térmica del vidrio, se originan tensiones residuales debido a las diferencias en las velocidades de enfriamiento de las regiones superficiales y del interior, pues la disipación térmica no tiene lugar con la misma velocidad en toda la masa, como consecuencia, la superficie del vidrio queda sometida a fuerzas de compresión dirigidas paralelamente a ella y el interior a fuerzas de tracción.

Las intensidades varían de acuerdo con un gradiente análogo al gradiente térmico que se estableció en el momento de su enfriamiento.
Las principales características mecánicas de los vidrios templados son:

Mayor resistencia al choque mecánico (impacto). Una luna templada de 8 mm de espesor resiste el impacto de una bola de acero de 500 g de peso, dejada caer de una altura de 2 m sin velocidad inicial, estando la luna templada apoyada en dos listones separados 1 m la misma bola, dejada caer desde 30 cm de altura, rompe una luna pulida del mismo espesor

Mayor resistencia a la compresión. La luna templada ofrece una resistencia a lacompresión equivalente a la del acero de fundición

Mayor resistencia a la flexión. El módulo de trabajo a flexión es de 50 mpa, con un coeficiente de seguridad de 3.5 aproximadamente.

Los vidrios templados poseen una gran resistencia al choque térmico, pudiendo soportar cambios bruscos de temperatura.