Cómo quitar restos de jabón y cal de la ducha

Cómo quitar restos de jabón y cal de la duchaNuestro baño es uno de los lugares que más atención merece en cuestión de limpieza, debido al agua y al jabón se crean manchas que le dan un aspecto descuidado.  Quitar restos de jabón no es tan complicado como parece.

Los restos de jabón y cal se producen cuando los ácidos grasos del jabón interactúan con los minerales del agua y se quedan pegados en las mamparas, los azulejos y los grifos, dejándolos feos y sin brillo.  Si no se limpian a tiempo se puede convertir en moho negro.

Te compartimos algunos tips con materiales que puedes utilizar para quitar  restos de jabón y cal por completo sin dañar tu baño.

Agua oxigenada y bicarbonato

Para quitar  restos de jabón pegado en el lavabo, la tina y el área de la regadera, puedes utilizar una mezcla de agua oxigenada y bicarbonato. Se hace una pasta y se frota fuerte con un cepillo pequeño. Posteriormente enjuaga bien con mucha agua.

Amoniaco o peróxido de hidrógeno

Ambos métodos son muy efectivos para eliminar el moho negro que se crea en las juntas de los platos de ducha y los azulejos. El peróxido de hidrógeno elimina el moho de cualquier superficie, mientras que el amoniaco es adecuado para azulejos y vidrios.

Los dos productos se rocían con un atomizador sobre las superficies afectadas (en el caso del amoniaco, mezclado a partes iguales con agua), se deja secar bien, y luego se pasar un paño para limpiar esa zona.

Vinagre

Para limpiar la superficie cubierta con cal, mezcla vinagre caliente con un poco de agua, moja una esponja en la solución, frota la zona a tratar y, a continuación, aclara con agua.

Para dejarlo brillante sólo pasa un trapo con limpia cristales o un producto multiusos. Para eliminar la cal de la grifería utilizaremos el mismo producto, frotando con la trapo. Es importante no rayar los grifos para no dañar el esmalte.

Otro truco a la hora de limpiar el baño, sobre todo para evitar la cal en aquellos aseos que no utilicemos a menudo es poner una capa de vaselina. De esta manera evitaremos que la cal se deposite en los grifos.

Ácido clorídrico

Antes que nada, ten mucho cuidado al manejar este ácido. Al usarlo, procura que haya una buena ventilación, utiliza guantes al aplicarlo.

Haz una mezcla de tres partes de agua por una de muriático, aplícalo con mucho cuidado en las zonas afectadas sin salpicar, talla la zona con un cepillo y déjalo actuar por media hora. Después del tiempo transcurrido, enjuaga con abundante agua dejando que el aire corra y secas con un paño.

Limón

Esta fruta hace milagros para quitar restos de jabón y cal,  con ayuda de un algodón y un limón frota sobre las manchas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *